jueves, 7 de mayo de 2009

Criatura encajonada

Esto es un copy-paste de un mail enconcatenado que acabo de recibir, y leer, claro:

Si algún secuestrador te obliga a sacar dinero del cajero... marca tu clave al revés... si estas siendo forzado/a por un ladrón para retirar tu dinero de un cajero automático, lo puedes notificar al banco marcando tu clave al revés... por ejemplo si tu número es 1234, márcalo al revés, 4321... el cajero reconoce que tu número de clave está siendo marcado al revés del que corresponde a la tarjeta que pusiste en la máquina... la máquina te dara el dinero solicitado, pero, sin que el ladrón se entere, la policía será avisada y saldrá para ayudarte inmediatamente.

Yo no sé quién escribe estas cosas, pero parece que lo estuviera haciendo con un secuestrador apuntándole con un magiclik a la cabeza.

Ahora, vamos a obviar todo el escepticismo y la alarma que tengo con las informaciones vía mail (aunque lo estoy haciendo, claro), y mi ortibez de nunca continuar concatenando esa mierda con mis contactos (ahí me creo un loco bárbaro cortando las cadenas de la opresión opinadora) pero nos detendremos un instante (te aseguro que sólo será apenas un instante) a pensar (bué...) eso que hemos leído:
¿Y si tu clave es capicúa? ¿Y si tu clave son los mismos cuatro números?

Me gustó eso de "la policía saldrá inmediatamente" ¡Sí! ¡No temas más! ¡Tu agente amigo dejará su medialuna de grasa, tomará su chaqueta y su pistola y correrá por las calles a salvarte, buen ciudadadano que has de pagar religiosamente la cuota societaria de la policía!

-----------------------------------

Anexo posterior:

Usted - ¡Un ladrón me secuestró, me llevó a un cajero, yo escribí mi pin al revés y le di un poco de charla al malviviente para darles tiempo a que ustedes llegaran! ¡Me cagó a trompadas, me garchó, se fumó un pucho... y ustedes nunca llegaron!
Jefe de la seccional - Ahhhh... ¿Así que lo secuestraron, le sacaron toda su plata, lo cagaron a trompadas, lo violaron y esperó a que nosotros llegáramos? Claaaaaaro amigo, lo voy a escribir en mi máquina de escribir invisible...

7 comentarios:

Luli dijo...

estoy tranquila, sentada frente a la máquina y me custa pensar en mi clave al revés.
Imaginate!

Nauta Cousteau dijo...

jajajaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!
Criatiur mi clave no solo es al reves si no que se es cuatro veces el mismo número, te lo juro por dió. Ahora tengo miedo que cuando vaya a sacar plata se me aparezca un uniformado me apalée hasta la inconciencia y al ver que estoy solo me "secuestre" el dinero por mi bien ganado.

Franky dijo...

JAJJAJAJAJA es el mejor mail que vi en mi vida criatura. Me hiciste reir en voz alta.

-Pirlusa de la Sapinonda- dijo...

Jajajja, supera al último que recibí que hablaba de aviones estadounidenses rociando con gripe porcina la ciudad de Madrid.

(Se lo voy a mandar, Criatura, así no se perderá la tradición de que los mails alarmísticoparanoicos mueran en su casilla)

Yo no tengo cajero ni tarjeta ni monedas para el colectivo.

-Pirlusa de la Sapinonda- dijo...

¡Ahhh muy bueno el anexo posterior!
Lo anexó después de que yo le emepezara a escribir el comentario, perdón.

Andreievna dijo...

uy dio! la paranoia apesta. Qué se hace contra eso?

quisiera una serie de recetas boludas para mandar a todos mis contactos

La Criatura dijo...

Luli: por ahí bajo la euforia del secuestrador se acuerda.
Yo por ejemplo, cuando una vez me robaron me acordé de la formación entera de colón del ´92.

Nauta: no le tenga miedo al uniformado, el uniformado está "a nuestro servicio", salvo que usted no sea parte de "la comunidad",
pero si es el mismo número... jeje... ¿no me la presta? tengo que peinar algo.

Pirulsa: Creo que ese mail es peor que este, pero muy dificil de postear. Y no se me haga la humilde, bien que usted posee bastos terrenos amildonados en zonas pudientes. ¿ni tarjeta de descuento en ugi´s tiene?

Andreievna: no sé como se combate contra la paranoia ¿con más paranoia? ¿y que hacemos con los ratones?
¿una receta boluda? agua caliente, sal y arroz, dejar hervir, cocinar, servir y comer.
chiste camarada, no tengo recetas, quizás en el nuevo libro de ali paruch.