miércoles, 14 de enero de 2009

¡Extra! ¡Extra! ¡Horas extra!

¡Amigo yuppie! Tú que corres de un lado hacia otro entre oficinas, bancos, calles, casas y comercios. Entre datos, ventas, compras, tasas, inflaciones y porcentajes. Entre jefes, clientes, empleados, maridos, esposas e hijos. Y sientes que no te dan las horas del día para hacer todo eso que debes hacer, aquí tenemos la solución.

En un paraje lejando al mundanal ruido de la city donde los pajaritos silvan la cumparsita y las vacas rumian la cucaracha, por un módico precio a convenir, te vendemos dos horas más para que puedas adorsarlas a tu jornada laboral sin ningún problema.
¡Ya no más incumplimientos ni retrasos!
Acércate a nuesto pastizal. Un paisano te atenderá amablemente.

5 comentarios:

Andreievna dijo...

no solo a los yuppies, sino también a los pobres proletarios y pequeburgue en vías de hacer la revolución nos interesa la propuesta.
Incluso es un monto horario muy sugerente, ese.

HUGO dijo...

¿ Ovejas incluidas?.

La Criatura dijo...

Andreievna: okey compañera, a tí y a tu grupo de proles les hacemos un pequeño descuento... (a ver si nos tildan de cerdos capitalistas jugando a ser Cronos) Pero con la condición que post revolución me dejen mantener el curro.

Hugo: Carneros, Cabritos, lo que quiera. Pero le recomiendo el cerdito.

Natalia Alabel dijo...

Jajajaj dos horas! cuánto saldrá? loco, yo te vendo tres horas al precio de dos!!

La Criatura dijo...

La primera te la regalan, la segunda te la venden al doble.