lunes, 5 de enero de 2009

Cápita

La alegría brasilera y la tristeza argentina están sobrevaloradas.

2 comentarios:

Andreievna dijo...

sobrevaloradas o no, condicionan subjetividades. Es por eso que los argentinos vienen cada vez más pelotudos, psicoanalizados y escuchadores de jazz.

Salud

PEREX dijo...

Ojo!!! no te equivoques, en Argentina se escucha muuuucho reggeaton, que es un música muy dicharachera y sublimante de lo festivo y del garche a troche y moche, lo cual nos acerca promíscuamente a la tan mentada desfachatez brasilera.
ojo!!.